JAKE LA BOTZ - Sunnyside

JAKE LA BOTZ
Sunnyside
Hi-Style HSD82700

How I wish she was mine / Hobo on a passenger train / Sunnyside / Feel no pain / Infltable duck / The hotel (fix me now) / For nickles and dimes / Hard to love what you kill / Damsel in distress / The trees in Cali

Jake La Botz es un actor de Hollywood, sale de secundario en varias pelis y series, de manera que seguro que os suena su jepo.   El tipo también canta, su estilo pasa por una mezcla de blues, country y pop arrastrado, con mucho sonido americana en la raíz y tremendas dosis de melancolía y desespero en sus letras.  Banda sonora para perdedores.

Su último trabajo ha sido bendecido por las mieles de HI-STYLE studio, con la producción de Jimmy Sutton y las habilidades a los botones de Alex Hall.   Sí señor, los mismos que destaparon a JD McPherson y le lanzaron inmisericordes a las hordas hipsters.

Seguro que por eso su disco me recuerda en ciertos momentos a JD, sobre todo en los pasajes mas pantanosos y espesos, de guitarras tremoladas e hipnóticas, aunque para nada es una repetición del experimento, Jake compone a su manera y su camino está muy perfilado entre la lindes de la personalidad y el gusto propio.

Abre fuego el corte que para mí es la perla del disco, HOW I WISH SHE WAS MINE es una canción sublime, con ecos góspel y blues cabalgando sobre una melodía que a ratos se torna pop, creando una atmósfera mágica.  Caballo ganador nada más empezar la escucha.

HOBO ON A PASSENGER TRAIN es otro interesante tema que invita a beber despacio y desinhibirse.   Magnífica la letra y aunque la estructura y melodía esta vez andan por caminos más tradicionales los cortes y  los chugga-chugga-oh-ah-ohs aportan el punto de juerga necesario para estos casos.     Muy necesario por cierto para enfrentarse a SUNNYSIDE, que de soleado solo tiene el título.  Y es que en este disco hay algunos temas que marcan un contrapunto con lo que podría haber sido y lo que es, temas que ahondan en el dramatismo y que pese a ser ciertamente interesantes te arrojan de cabeza al abismo.   Este es uno de ellos, y si me permiten la comparación, estaría en la onda del Hurt del disco póstumo de Cash.

Con FEEL NO PAIN volvemos al blues de arpegio y ritmo hipnótico de paso de semana santa.  Un tema delicioso y de nuevo sugerente, muy condicionado también por una letra negra y sexual.     INFLATABLE DUCK rompe con el ritmo que nos traíamos hasta ahora, y de repente nos coloca en un onírico parque de atracciones, se relajan los sentidos y nos cuentan una historia de cacharros inflables de la que no me entero mucho pero tampoco importa.   Esta va de cabeza al top ten hipster.

Tal vez el tema con mas feelin´ country de todo el disco es THE HOTEL, y para mi es otra de las estrellas de este álbum.   La magia de nuevo se conjura alrededor de Jake, en un tema precioso en el cual letra y melodía maridan a la perfección.   La instrumentación comienza con un minimalismo atroz que poco a poco va ganando detalles hasta llegar al éxtasis;  un diez al señor Sutton por esta obra de arte.

Y por si quedaban dudas, en FOR NICKLES AND DIMES es donde uno ya se da cuenta de que se encuentra con un disco muy especial.   Temazo mayúsculo que bien podría haber pertenecido al repertorio de los Everly Brothers del 67, ramalazos country – pop en la melodía, subidas y bajadas en la intensidad, ritmo sólido…  toda una gozada de canción.

HARD TO LOVE WHAT YOU KILL es otra de las que te pone los pies en el suelo, os remito a Sunnyside, con el añadido de que el violoncelo todavía me da más ganas de suicidarme.   He de decir que el tipo tiene una versión anterior de este tema mucho más instrumentada que le quita algo de hierro al asunto.

DAMSEL IN DISTRESS tal vez es el tema más rock´n´rollero del disco, pongan en esta última frase todas las comillas que quieran, y sin ser el mejor si que cumple su función de ofrecer una luz al final del tunel en el que nos ha metido el tema anterior.    ¿O quizá tal vez por el lugar que ocupa no puedo apreciar del todo su valía?  Probaré a escucharlo en otra posición.

Para cerrar TREES IN CALI es otra canción sin duda surgida de una noche bien fumado.   De nuevo una letra de sensaciones y cosas bonicas, una instrumentación en ascenso, añadiendo mandanga en cada vuelta y ni un solo por medio para dar tregua.  

Jake ya tenía varios trabajos anteriormente, y el tipo por lo general en directo se presenta en solitario con su guitarra y su profunda garganta, a pelo.   De esta guisa hace unos meses estuvo realizando una gira por establecimientos de tatuadores a lo largo y ancho de USA.   Con este disco Jake se sitúa en ese raro espectro musical del siglo XXI en el que han surgido artistas que beben de las raíces del blues y el country pero desarrollan un producto bastante alejado de convencionalismos aunque manteniendo la esencia del meollo.   Así a bote pronto se me ocurren paralelismos con Smokestack Lightnin´, Nathatniel Rateliff  & The Night Sweats, The Bellfuries y por supuesto JD McPherson, cada uno en lo suyo pero muchas veces cruzando sus caminos. 
 
Un disco que se disfruta plenamente si uno tiene amplitud de miras y un cierto bagaje en la mochila, ¿me entienden por donde voy?  También apuntaré que agradece varias escuchas, ganado peso en cada una de ellas.  Lo tienen en vinilo y CD.

Francho

Calificación:

Actualmente calificado con 5.0 por 1 personas

  • Currently 5/5 Stars.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Publicado por: francho
Fecha: 15/09/2017 at 18:11
Categorías: CDs | LPs
Acciones: E-mail | Kick it! | DZone it! | del.icio.us
Información: Permalink | Comentarios (0) | Post RSSRSS comment feed