JAKE LABOTZ- They're coming for me

 

JAKE LA BOTZ
They’re coming for me
Hi-Style
  

CD-HSD82701 
LP- HSV705

They’re coming for me / Johnnybag the superglue / Without the weight / The bankrobber’s lament / Snow angel
Hey bigfoot / The terrible game / Grace of the leaves / Nashville, Nashville / Are we saying goodbye?


SINGLE
WITCHCRAFT INTERNATIONAL / HI-STYLE
WCI-122

This comb / Shaken and taken

Me inicié en la música de Jake Labotz en su anterior LP, el primero que produjo Hi-Style, con Jimmy Sutton a los mandos, aunque Jake ya tenía algún trabajo anterior.

La verdad es que no fue un disco fácil de asimilar en la primera escucha, el estilo de Jake es muy personal, y si bien es indudable la carga que arrastra de blues, country, gospel, rock´n´roll… lo cierto es que la termomix de Jake mezcla esos ingredientes de una manera poco usual, resultando combinaciones sorprendentes.   Cocina de autor.

Y es que si investigas un poco la historia del tipo aprendes que Jake es un artista hecho a sí mismo, y se intuye que es su experiencia de vida lo que aporta ese plus tan especial a sus canciones.   Partiendo de la nada y siendo un autodidacta en todo, lector empedernido, delincuente juvenil en su adolescencia, adicto a sustancias prohibidas, punk rocker, descubrió el blues y comenzó a escribir canciones que contaban historias; decidió que quería ser músico.   También es actor, curó sus adicciones y comenzó una carrera en Hollywood, con pequeños papeles en series y películas que muchos habéis visto, y de repente se encontró teloneando a JD McPherson en sus primeras giras grandes.   Ahí comienza su relación con Hi-Style, el estudio de Jimmy Sutton y Alex Hall sobre el cual ha crecido la leyenda de JD.

En cada escucha de cualquier disco de Jake el interés por el mismo crece de manera logarítmica, no solo por lo hermosas de sus canciones, sino por los detalles que se esconden en cada esquina, que pueden pasar desapercibidos al principio, pero de repente ahí están, y es que amigos, la diferencia entre la excelencia y la mediocridad siempre se distingue por los pequeños detalles.   No ocultaré que además del talento de Jake, gran parte de la culpa de esa excelencia la tiene la magnífica producción realizada por Jimmy Sutton.

Este nuevo LP de Jake sigue la estela del anterior, y bien podría considerarse una segunda parte, que para mi gusto incluso lo supera en lo equilibrado del conjunto de estos 10 temas.   Cada canción es un historia, supongo que algunas tendrán vivencias personales, otras serán ficción, pero es muy importante entender lo que Jake cuenta en cada una para acabar de comprender la esencia de este LP, por lo cual es todo un detalle que se incluyan en la carpeta interior del LP todas las letras, de manera que los que no tenemos el inglés fluido necesario para pillarlas al vuelo podamos así acabar de captar la poesía que esconden.

Pinchamos la cara A y encontramos 5 cortes, cada uno planteando distintas vivencias; THEY’RE COMING FOR ME es una canción evocadora con ecos de película de terror o sueño recurrente, BANKROBBER’S LAMENT es el llanto de un ladrón de bancos en el momento de su muerte por impacto de bala, con Jesús en sus pensamientos, SNOW ANGEL es una hermosísima canción de amor sin condiciones, y WITHOUT THE WEIGHT es pura poesía, entre la derrota y la redención, que desemboca en una conjunción magistral de letra y música.   Todas ellas con el estilo arrastrado y sentido de la música de Jake, lleno de guitarras tremoladas, percusiones sencillas, pero muy bien colocadas, y ritmos que saltan entre lo duro y lo delicado.   El contrapunto lo pone JOHNNY BAG THE SUPERGLUE, a ritmo de cumbia, Jake se ha tragado las 3 temporadas de Narcos seguro, pero perfectamente encajada en el puzzle musical que resulta este LP.

Giramos el disco y nos encontramos con una cara B que abre con HEY BIG FOOT bordeando  el funk, en una canción más recitada que cantada, y crítica a más no poder con las reglas que están dirigiendo el mundo en los últimos tiempos, especialmente en USA.   Del mismo corte pesimista y crítico es THE TERRIBLE GAME, con una letra especialmente negra acerca de la muerte que a todos nos espera, aunque de muy diferentes maneras en función de cómo juegues en este tablero que otros han preparado para ti, y ofreciendo una pista en la última estrofa sobre como escapar de ello. 
 
Tras estas dos canciones tan oscuras Jake vuelve de nuevo a cantar a las experiencias personales en la melancólica GRACE OF THE LEAVES, tan solo acompañado por una guitarra acústica, un contrabajo y un pequeño adorno de piano.  Música minimalista para cantarle a la soledad y a los recuerdos.   Una antesala que sirve de contrapunto para NASHVILLE, NASHVILLE, una de las canciones que más me han gustado del disco.   La canción cuenta el viaje a la tierra prometida de un músico en USA que es demasiado oscuro para el folk y demasiado complejo para el blues, cuya música ni es country ni es rock´n´roll, así que arrea para Nashville, donde sabe que van a saber apreciar su mierda, todo ello girando alrededor del estribillo más pegadizo de todo el LP.   Imposible no ver reflejado en esa letra a más de uno.

Para cerrar no podía elegirse canción con mejor título, ARE WE SAYING GOODBYE? Canción de nuevo íntima y personal en la que Jake parece despedirse de viejos hábitos;  la redención le sigue al remordimiento que queda en la herida, canta Jake en la última estrofa.

El LP se completa con una descarga digital que incluye, THIS COMB y SHAKEN & TAKEN, temas editados también como vinilo de 7” por Witchcraft Internarional e incluidos como dos cortes extras en la versión CD.  Buena política para que de una u otra manera no te quedes sin ellos, y además si eres adicto a los 7” consigas en ese formato los dos temas más festivos, dos canciones perfectamente pinchables en cualquier sarao, y uno de ellos llenapistas en potencia.

THIS COMB es puro rockin’ blues, un bopper de traca que tras una larga introducción en la que relata el encuentro entre dos bluesmen en el ’79, presenciado por él cuando era un niño, arranca con una guitarra gordísima a través de un amplificador en el que las válvulas rugen y los tambores aportan un ritmo capaz de sacar piedras de una cantera.   En la misma línea sigue SHAKEN & TAKEN, añadiendo un par de puntos de góspel en la melodía, muy en la línea de las producciones de Hi-Style, piensen en el JD McPherson de Wolf Teeth, siendo éste para mí el tema con más números de todo el disco para poner la pista patas arriba a ritmo de bop.    Una buena muestra de que Jake también sabe como divertirse.

Magnífico trabajo, que va más allá de etiquetas y estilos, y el cual hay que degustarlo despacio y con tiempo, dedicándole las vueltas que haga falta para acabar de captar toda su esencia.  Un gran tipo Jake Labotz, transmite sinceridad y sensibilidad como pocos.

Francho

Calificación:

Sea el primero en calificar este post

  • Currently 0/5 Stars.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Publicado por: francho
Fecha: 29/12/2019 at 14:00
Categorías: 45´s | CDs | LPs
Acciones: E-mail | Kick it! | DZone it! | del.icio.us
Información: Permalink | Comentarios (0) | Post RSSRSS comment feed